compras

El dropshipping ante la tradición

Al momento de establecer prioridades en lo económico, tener nuestro propio negocio es una de las metas más claras y repetidas en cada ser humano, por el hecho de estar ante la posibilidad de ser libres de salarios injustos, horarios incómodos y trabajos aburridos que si bien nuestro negocio también llega a ser monótono, ES NUESTRO.

Por eso vemos hoy muchas tiendas, empresas, pequeños comercios que llevan nombres pintorescos o personales, producto del esfuerzo de algún emprendedor que dejó este lugar como herencia, además de su gran esfuerzo y dedicación. Pero justo en esta época donde la web le pasa por encima al mundo mismo, es necesario equilibrar los sentimientos con una cabeza fría y estar enteros al momento de tomar decisiones. En este punto, entra el dropshipping.

El dropshipping como negocio innovador

Bien sea que quieras establecer un nuevo negocio o estés adaptado a las tradiciones antiguas y ya tengas uno físico, la opción del dropshipping se ajusta a ti gracias al hecho de que sólo necesitas cumplir con procedimientos rutinarios en temas comerciales (ajustados a tu país) y alcanzar la aprobación y/o permisología legal de arte de algún fabricante que quiera vender su mercancía al mayor contigo.

En este punto, entras tú como tienda (preferiblemente online), donde poner tu nombre como garantía y estableces el nexo entre el fabricante y el cliente con el fin de satisfacer necesidades a tres bandas.

Por un lado, el comprador que solicita la mercancía en grandes cantidades, en segundo la tienda que busca salir de mercancía en lotes sin buscar clientes de manera constante y por último, pero más importante, tú mismo, que más allá del riesgo de la buena entrega (que no harás porque le corresponde al fabricante), sólo debes esperar como cada contacto hecho te incrementa las ganancias de manera automática en tu propio hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *